Ejercicios para antes de amantar

Está demostrado que el estrés es una de las posibles causas de la poca producción de leche materna, por eso es muy importante que te mantengas relajada y cómoda al momento de amamantar. Como sabemos que algunos días son más complicados que otros y que a veces hay situaciones que alteran el ánimo. Desde Babyeco te presentamos cinco ejercicios para que los practiques unos minutos antes de amamantar y así logres estar tranquila y tengas leche suficiente para alimentar a tu bebé.

  1. De pie o sentada con la espalda recta, respira lenta y profundamente por la nariz hasta lograr que tus pulmones se llenen. Detén el aire unos cinco segundos y luego sácalo por la boca, también lentamente. Repite esto por lo menos 10 veces. Si te sientes más cómoda y no te mareas hazlo con los ojos cerrados.
  2. De pie o sentada con la espalda recta, mueve la cabeza lentamente de atrás hacia adelante como si dijeras “sí”, unas 10 veces y otras tantas de un lado hacia otro como si dijeras “no”. Por último gira con lentitud la cabeza 10 veces hacia un lado y luego otras 10 hacia el otro lado.
  3. De pie o sentada con la espalda recta, sube y baja lentamente los hombros 20 veces. Después rótalos de atrás para delante 20 veces y otras tantas de adelante para atrás. Siempre con movimientos lentos.
  4. De pie o sentada con la espalda recta, estira ambos brazos al mismo tiempo lo más que puedas, como si quisieras tocar el techo, mantenlos estirados por cinco segundos y luego bájalos; repite este ejercicio 10 veces.
  5. De pie con la espalda recta, párate de puntitas sobre tus pies y estira lo más que puedas todo tu cuerpo sin levantar los brazos; mantén esta postura por cinco segundos y después regresa a la postura inicial. Repite el ejercicio 10 veces. Al estirarte recarga tus manos sobre una mesa o mueble para tener más estabilidad.

Puedes hacer uno o varios de los ejercicios, esto depende de cuánto tiempo tengas o de qué tan estresada te sientas. En todos debes cuidar tu respiración: inhala lentamente por la nariz y exhala por la boca. Si decides hacer los ejercicios de pie, te sugerimos que uses tenis o que te quites los zapatos y te coloques sobre un tapete cómodo.

Estos ejercicios también sirven para relajarte antes de extraerte la leche, si eres mamá trabajadora o no estás todo el día con tu bebé.